Sur-sa-trace
SUR SA TRACE – UN BULLDOG FRANCÉS EN BUSCA DE SU CAMINO
17 mayo, 2016
bulldog-frances-proteger-patas
5 CONSEJOS PARA EVITAR QUE TU BULLDOG FRANCÉS SE QUEME LAS PATAS EN VERANO
17 mayo, 2016
Ver todo

ALIMENTOS PARA LA MENTE DE TU BULLDOG FRANCÉS

comida-frenchie

La alimentación puede ayudar a tu bulldog, como a todos los perros, a ser un poco más inteligentes. Como ocurre en los personas, la dieta también influye en el desarrollo intelectual de los canes. Estas son las conclusiones de un estudio universitario que revela cómo las comidas caninas con un mayor contenido de antioxidantes ayudan a estimular la mente del perro, y luchan contra los efectos nocivos del envejecimiento en el cerebro canino.

Alimentos para la mente de tu Bulldog Francés

Algunas comidas pueden ayudar a mejorar la memoria del perro, explican los científicos. Como ocurre en los humanos, el cerebro del perro es el órgano del cuerpo canino que más energía consume. Por ello, cuidar la alimentación del animal, con una dieta canina equilibrada y de calidad, es una de las claves para mantener la memoria del perro, así como su actividad cerebral, en plena forma.

“Una dieta equilibrada, que incorpore alimentos caninos con ciertos nutrientes y antioxidantes, puede mejorar los procesos de aprendizaje de los canes”, señala el bioquímico Tory Hagen, de la Universidad de Oregón (EE.UU.), quien ha realizado un extenso estudio para determinar los efectos de determinados nutrientes en la memoria del perro.

Comidas que alimentan su memoria

¿Cuáles son sus conclusiones? Los perros suelen aprender con mayor facilidad si su alimentación es rica y equilibrada e incluye alimentos con presencia regular de ciertos nutrientes, entre ellos dos antioxidantes: la acetil-l-carnitina y el ácido alfa-lipóico. Estas moléculas, presentes en carnes, ciertos vegetales que el perro sí come (espinacas, brócoli) y otras comidas caninas, afirma este científico, estimulan la actividad mental del can, y pueden incluso retrasar el proceso de envejecimiento cerebral habitual de los canes que los perros que entran en su tercera edad.

En su estudio, en perros de entre siete y nueve años caninos fueron invitados a encontrar comida a través de unas señales amarillas (mostradas con anterioridad a los comensales caninos, como entrenamiento), y repartidas por el área de investigación. Siete de cada diez canes que habían ingerido una dieta equilibrada, que incluía antioxidantes de forma habitual, lograron su objetivo en el primer intento. Sin embargo, apenas tres de cada diez canes que mantuvieron una dieta más pobre en estos alimentos consiguieron su fin.

“Los perros que consumen una alimentación más rica en antioxidantes incrementan su capacidad de aprender cosas nuevas, incluso a edades caninas avanzadas”, concluye Hagen. Los resultados de su investigación han sido publicados en la revista científica especializada de la Federación Americana de la Experimentación Biológica (Faseb).

Dieta equilibrada antes que suplementos

Los alimentos del perro deben incorporar antioxidantes y otros nutrientes caninos que favorecen a su aprendizaje  y a su salud física.

Comer bien es esencial para mantener una buena salud mental, pero también física. Esta máxima no solo es válida para las personas, sino que también es una regla que funciona cuando se trata de la alimentación de perros y gatos. Esto explica por qué es tan importante ofrecer a los peludos comensales una alimentación de calidad durante todas sus etapas vitales.

Los antioxidantes son moléculas que tienen la capacidad de retrasar o evitar la oxidación de otras moléculas. Esta virtud les atribuye la capacidad de retardar los procesos de envejecimiento mental y físico. Y es el motivo por el que la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria aconseja que las personas incluyamos en nuestra dieta alimentos naturales ricos en antioxidantes, como frutos secos, aceite de oliva virgen, verduras y hortalizas, entre otros.

Del mismo modo, en el caso del perro, lo aconsejable es incluir los antioxidantes a través de su alimentación habitual, que debe ser equilibrada y de calidad. Y no mediante suplementos vitamínicos o antioxidantes, a menos que así lo diagnostique de forma puntual el veterinario o nutricionista canino.

Una dieta equilibrada para el perro, así como una vida canina no sedentaria, que incluya ejercicio, juegos y cariño a raudales, es, en consecuencia, el mejor modo de cuidar la salud y la mente del perro.

¡ Bon Appétit !
Articulo de : Consumer.es

Deja un comentario