5 PAUTAS PARA CUIDAR A UN BULLDOG CON PROBLEMAS DE CORAZÓN
27 septiembre, 2016
APROBADA LA BAJADA DEL IVA VETERINARIO DEL 21 al 10%
6 octubre, 2016
Ver todo

ALIMENTOS PARA CUIDAR EL CORAZÓN DEL BULLDOG FRANCÉS

El corazón de un perro con dolencia cardiaca no bombea sangre al ritmo que su cuerpo necesita. Por ello, hay que cuidar de forma muy especial su alimentación. Y adaptar su dieta. Este artículo explica cómo cuidar del corazón del can a través de la comida, las precauciones necesarias para alimentar a un can con problemas cardiacos y algunos hábitos saludables.

Perros con problemas de corazón y su alimentación

Un perro con problemas de corazón no logra bombear toda la sangre que su cuerpo necesita. Ello es un obstáculo para su salud, puesto que el plasma es el principal medio de transporte de nutrientes y oxígenos a través de su organismo.

Sin estos combustibles naturales, los órganos y músculos del can no funcionan de la forma adecuada. El corazón del animal no es capaz de devolver la sangre con oxígeno y nutrientes al resto del cuerpo, que la necesita para estar sano. Esto explica que el organismo de un perro con problemas de corazón trabaje ralentizado, a medio gas.

Los problemas de corazón, como la insuficiencia cardiaca, no son extraños en los canes. Además, como ocurre en las personas, crecen a medida que el perro envejece. El veterinario Fausto Andrés calcula que “el 60% de los perros pequeños, como el chihuahua o el yorkshire, padecen algún problema de corazón cuando superan los diez años de edad”.

Además, entre el 20 y el 40% de los perros sufren daños en las válvulas de su corazón, según los datos de publicación ‘WebMd’. Estas compuertas regulan la entrada y salida de sangre de este vital músculo.

Pero, ¿qué papel tiene la alimentación en la salud cardiaca del perro? “Como ocurre en las personas, muchos de los problemas de corazón en el perro se deben a una mala alimentación“, asegura el veterinario Carlos Gutiérrez, autor del blog Nutricionista de perros.

“Una dieta correcta reduce mucho la probabilidad de que nuestro perro sufra una enfermedad cardiaca”, explica el dietista canino.

Es decir, la alimentación es clave para prevenir los problemas de corazón en el can. Pero, también, ayuda a que el perro con dolencias cardiacas disfrute de una mejor calidad de vida. A continuación se recogen algunos consejos y pequeños cambios en la dieta que ayudan a cuidar del corazón del perro.

 

 

Proteínas animales para alimentar el corazón del perro

La carne contiene una diminuta -pero esencial- sustancia para cuidar del corazón del perro: la taurina. Esta molécula alimenta las células cardiacas del animal. Además, mejora la capacidad del corazón canino para contraerse, un movimiento esencial para que pueda bombear la sangre al ritmo que necesita.

Por ello, con el fin de cuidar y alimentar el corazón del perro, la dieta del can debe contener proteínas animales. Es decir, pescado, pollo y vaca, entre otros productos.

Los beneficios de taurina para el corazón del perro han sido estudiados por el Servicio de Cardiología Veterinaria de la Universidad de Sacramento (EE.UU.) “Las carencias de taurina explican buena parte de las dolencias cardiacas en el perro”, concluyen estos investigadores. El papel de esta pequeña molécula “explica que los perros con problemas cardiacos puedan necesitar tomar un suplemento de taurina”, añade Gutiérrez. En este caso, hay que consultar con el veterinario para que indique la cantidad diaria adecuada.

 

Poca sal para el corazón canino

Un corazón canino que no bombea sangre suficiente al cuerpo necesita otros cuidados nutricionales. Entre ellos, hay que reducir la cantidad de sal (cloruro sódico) de la dieta del perro. “La sal aumenta la presión sobre el corazón del animal, y ello es nefasto”, explica el veterinario. El exceso de sal en la alimentación dificulta aún más el trabajo al debilitado corazón del perro. Por ello, las dietas que cuidan de la salud cardiaca canina tienen baja cantidad de sodio: así se reduce la carga extra sobre el corazón.

Comidas para cuidar el corazón canino

Elegir la comida del perro siempre es un trabajo al que hay que dedicar especial atención. El alimento es el combustible del can, y una dieta adecuada ayudará a mejorar la calidad de vida del peludo amigo. Esta recomendación es muy relevante cuando el can padece una enfermedad, cardiaca.

La mayoría de las marcas comerciales de alimentos para perros de alta gama cuentan con líneas especiales para canes con problemas cardiacos.

Este tipo de alimentos contienen menos sodio (sal) de lo habitual. Además, incluyen la importante taurina.

Los polifenoles, sustancias que contienen los vegetales de forma natural, son otros componentes que fortalecen el corazón del perro. Los polifenoles cuidan la salud cardiaca del perro -y de los humanos- concluyen estudios como el realizado por el Instituto de Seguridad Alimentaria de la Universidad de Wageningen, en Holanda.

 

Pérdidas de apetito en el animal enfermo

Un can enfermo del corazón puede padecer una pérdida de apetito. Por ello, muchos de los alimentos pensados para canes enfermos vienen en forma de latas o dieta húmeda y no de pienso, menos atractivo para los canes.

Optar por una dieta casera para el perro, siempre que sea supervisada por un nutricionista o veterinario canino, es otra opción para alimentar a un can que padece problemas de corazón. Esta posibilidad permite personalizar el menú del can y modificarlo, en función de cada animal.

 

Buenos hábitos para el corazón del perro

El ejercicio es clave para mantener el corazón del perro en plena forma. Un animal debe pasear al menos 30 minutos diarios. Y al aire libre.

La actividad física regular ayuda, además, a prevenir la obesidad del perro. El sobrepeso es peligroso para el can y, de forma muy especial, para su corazón. Entre el 20 y el 40% de los canes padece sobrepeso.

Hay que cuidar la alimentación del perro desde su etapa de cachorro. Y adaptar la dieta del can a cada una de sus fases vitales: es la mejor forma de cuidar de la salud de su corazón.

Los perros pequeños tienen un metabolismo más acelerado: ello explica que sus problemas cardiacos suelan ser más frecuentes.

Los canes chatos (braquicefálicos) suelen tener problemas para respirar, debido a la especial constitución de su cabeza y hocico. En estos animales, prevenir y cuidar las dolencias cardiacas es aún más relevante.

Aprender a reconocer los problemas de corazón en perro en casa es clave. Ante cualquier síntoma (tos, respiración acelerada o latidos excesivos) hay que acudir con urgencia al veterinario.

Ofrecer una alimentación de alta calidad al perro es esencial para cuidar de su salud, más todavía cuando cuando padece un problema cardiaco.

La dieta del perro debe estar siempre supervisada por un veterinario o nutricionista canino.

Artículo de Eva San Martín (consumer.es)

También te puede interesar:

Deja un comentario